DISCURSO DEL SEÑOR PRESIDENTE DE COHEP
2016-2018
LUIS NAPOLEÓN LARACH
Señor Juan Orlando Hernández, Presidente de la República
Señora Aline Flores,
Señor Cesar Gaviria, Expresidente de la República de Colombia
Representantes de Gobiernos Amigos de Honduras
Representantes de los Poderes del Estado, Ejecutivo, Legislativo y
Judicial
Presidentes y representantes de la Asamblea General Ordinaria de
COHEP
Invitados especiales
Miembros de los medios de comunicación
Amigos todos.
Este es un año de cambios en nuestras organizaciones empresariales
y nuestra organización no es la excepción, por ello
estamos tomando este reto, con la finalidad de continuar
fortaleciendo al sector empresarial a través del valor de su trabajo,
sus aportaciones, sus riesgos, su confianza en Honduras, de manera
que ese motor se potencie en beneficio de la ciudadanía hondureña,
ya que no pueden existir empresarios exitosos en sociedades
fracasadas.
Queremos hacer un reconocimiento público a la buena gestión de
ALINE durante siete años consecutivos, los primeros 3 al frente de
la CCIT y los últimos 4 liderando nuestra organización, tarea que
realizó en un contexto complejo para nuestro pais y nuestras
empresas.

Por eso le tributamos un reconocimiento sincero tanto a ella como a
su Junta Directiva y a todos los presidentes de las organizaciones
empresariales aglutinadas en el COHEP.
También es importante reconocer el manejo eficiente y transparente
de las finanzas de nuestra organización, dejándolas sanas para
beneficio de todos nosotros y como ustedes pueden observar en
nuestra Memoria de actividades se refleja ese dinamismo y
compromiso con el empresariado; así que, ALINE agradecemos tu
esfuerzo y dinamismo con que han desarrollado esta importante
labor, agradecimiento que hacemos extensivo a toda tu Junta
Directiva.
Por lo que pedimos a la Asamblea un fuerte aplauso para todos
ellos.
Honduras requiere en estos momentos una empresa privada
fortalecida, generadora de cambios a favor de la sociedad, creadora
de empleo productivo y de calidad, que promueva el dinamismo de
la economía, por lo que nos enfocaremos con nuestra Junta Directiva
en los ejes prioritarios siguientes:
El primero de ellos será de UNIDAD EMPRESARIAL.
Vamos a luchar por fortalecer la unidad gremial empresarial,
conformando un solo equipo cuyo objetivo sea la erradicación de la
desigualdad y la pobreza, a través de la inversión y la generación de
empleo sostenible, única vía para lograr el desarrollo y bienestar
general.
Por ello, instamos a los empresarios a trabajar de manera conjunta,
entendiendo que debemos ser competitivos, ya que nos encontramos

inmersos en un mundo globalizado, donde debemos mejorar la
unidad de nuestros sectores, defendiendo y fomentando los
principios de la libre empresa, la competencia leal y las alianzas que
permitan posicionar a Honduras con éxito en los mercados externos.
Al Gobierno le compete crear el entorno propicio, para generar
confianza, facilitar la inversión, fijando y cumpliendo reglas claras,
transparentes, con procedimientos bien definidos, expeditos y
estables, donde prevalezca el respeto mutuo, ya que solo juntos
Sector Privado y Gobierno, vamos a posicionar a nuestro país como
un buen destino de inversiones.
El segundo eje de nuestra gestión será el Diálogo nacional y el
empresariado.
Entre los principios doctrinarios del sector privado se encuentran:
• La aplicación correcta de las leyes;
• La eliminación del intervencionismo estatal, en las actividades
productivas que corresponden a la libre empresa;
• La libre empresa basada en la competencia, producción,
productividad, eficiencia y calidad, en condiciones de igualdad de
oportunidades y observando estrictos valores éticos y morales en
todas sus actividades;
• El respeto de la propiedad privada, con derechos claramente
definidos y firmemente tutelados;
• El funcionamiento de un Estado democrático, representativo y
subsidiario al servicio del hombre y no éste, al servicio del Estado.
Tomando en cuenta estos y los demás principios, el sector privado
asume el reto institucional de continuar apoyando de manera firme y
contundente en estos temas.

El diálogo supone siempre estar abiertos a comprender las
razones de quienes piensan de forma diferente y
exponer argumentos en búsqueda de una comprensión de
posiciones, con la esperanza de poder diseñar soluciones
compatibles para todos.
Por lo anterior, trabajaremos basados en la buena fe, la ética y la
moral, buscando en todo momento soluciones a los problemas
nacionales.
Como lo expresase el escritor Antonio Machado,
Para Dialogar,
Preguntad primero;
Después…. escuchad.
Bien, la Junta Directiva que me voy a honrar presidir, desde este día,
hará eso con todos los sectores, dialogar de manera sincera, vamos a
preguntar qué es lo que desean y vamos a escuchar a todos y a partir
de ello, interactuar para fijar posiciones que promuevan la actividad
empresarial y por ende el bienestar general de los ciudadanos.
Al Gobierno de la REPUBLICA le expresamos desde ahora que
continuaremos trabajando de manera conjunta en fortalecer el Estado
de Derecho como la base fundamental para atraer inversión nacional
y extranjera.
Es importante reconocer que, ha mejorado la macroeconomía, eso
está muy bien y es digno de aplaudir por todos los ciudadanos, ahora
debe enfocarse en mejorar la microeconomía, para que el ciudadano
sienta que el sistema democrático y la iniciativa privada funcionan a
su favor.
La iniciativa privada es generadora de desarrollo y bienestar, por eso
es importante el diálogo con los funcionarios de Gobierno, ya que

consideramos que se hace necesario que ese diálogo sea sincero,
respetuoso, que no se trate al empresario como enemigo, sino como
el aliado para lograr el crecimiento económico que todos anhelamos.
Solicitamos que no se estigmatice al empresario por sus posiciones,
ya que todas las propuestas que vamos a realizar en nombre del
sector privado, será siempre pensando en los intereses generales de
la mayoría, no solo del gremio al que representaremos; por lo que no
deben personalizarse los planteamientos que se realicen y con ello
eliminar toda esa cultura de la sospecha.
Queremos potenciar el diálogo productivo, con el Gobierno, con los
trabajadores, con las iglesias, con los indignados, con toda la
sociedad civil, ya que solo así podremos lograr los consensos
necesarios para establecer La Paz interna y la generación de empleo
productivo.
En ese sentido, vamos a apoyar las acciones de la Misión de la OEA,
ya que servirá para fortalecer nuestra institucionalidad jurídica, que
dará certeza a las decisiones y la formación de mejores jueces,
policías y fiscales.
Nuestro tercer eje, será la Promoción de inversiones y
competitividad empresarial.
Si vamos a ser congruentes con fortalecer nuestra institucionalidad
jurídica, también debemos serlo con la promoción de inversiones, ya
que la inversión privada representa el 86% de la inversión en
Honduras y genera 1.4 de los 1.6 millones de empleos asalariados
que existen.
La inversión que hacemos los empresarios nace del deseo
emprendedor, de insistir y perseverar en sus ideales, asumiendo
todos los riesgos, que lleva implícito crear empresas.

Honduras requiere que todo el empresariado participe en la
promoción de las inversiones, iniciativa como la que lanzó el
Presidente Juan Orlando Hernández el día de ayer, a través del
programa HONDURAS 2020, deben de ir acompañadas de mensajes
positivos, simplificación administrativa y no de cargas tributarias
complejas y abusivas.
Deben ser congruentes las políticas de promoción de país en materia
de atracción de inversiones, con la política interna regulatoria.
Debemos de continuar con el fortalecimiento de nuestras
capacidades productivas, con la finalidad de promover la oferta
exportable y posicionar a Honduras en los mercados que han sido
abiertos a través de los tratados comerciales, profundizar como
empresarios en conocimiento de lo que se negocia para aprovechar
de mejor manera las oportunidades que se presentan, emulando y
adaptando las mejores prácticas empresariales y gubernamentales
globales.
La internacionalización de la MIPYME pasa por el desarrollo de
alianzas estratégicas con la gran empresa, como lo ha evidenciado el
COHEP a través de su programa de proveedores y otras grandes
corporaciones, en el fortalecimiento de sus cadenas de
abastecimiento.
Por ello, continuaremos con la implementación de nuestra estrategia
de empresa sostenible, la ejecución de programas con cooperantes y
la articulación de los acuerdos de trabajo con instancias privadas y
públicas a nivel nacional e internacional, para el fortalecimiento de
la MIPYME, actor clave de la base económica y social del país.

Vamos a potenciar el espíritu emprendedor de los jóvenes
empresarios que los vincule al desarrollo, promueva sus ideas, con el
objetivo de evitar que migren a otros países, brindándoles el
ambiente propicio para crecer.
Vamos a apoyar al Consejo Nacional de Inversiones y al Gobierno,
para que las medidas que se implementen sean congruentes entre las
palabras y la práctica.
Hoy, los empresarios tenemos bajo la lupa, propuestas de ley como
El Código Tributario, el Código Penal, Código Procesal Laboral,
Ley del Seguro Social, ley de AFPs, ley de accidentes de tránsito,
entre otras, y le decimos al Gobierno y al Poder Legislativo, que
estamos dispuestos a colaborar y construir leyes que atraigan la
inversión, no que la ahuyente, por lo que les solicitamos que
trabajemos en equipo, nos escuchen y concertemos para lograr los
objetivos de desarrollo.
Todas estas iniciativas de Ley, deben tender a dar certeza jurídica,
que se cumplan los plazos en ellas establecidas, tanto para
gobernantes como para gobernados, que no resten competitividad al
país y que otorguen simplificación administrativa, con el debido
proceso, aplicando el estado social de inocencia y todos los derechos
establecidos en la Constitución de la República.
Los ciudadanos hondureños exigen hoy: mejor educación, salud,
empleo, vivienda, transporte, telecomunicaciones, seguridad
ciudadana, desarrollo económico inclusivo, y nosotros como
empresarios aceptamos este reto y demandamos respeto irrestricto al
Estado de Derecho, seguridad jurídica, respeto a la propiedad
privada, facilitando así el trabajo de los empresarios para crear
desarrollo.

Hoy, junto a mis compañeros y compañeras de la Junta Directiva, en
representación de todo el sector privado, grandes, medianos,
pequeños y micro empresarios, asumimos con responsabilidad el
desafío de desempeñar nuestros cargos buscando la unidad
empresarial y el fortalecimiento de nuestras organizaciones. Unidos
todos contribuiremos al desarrollo económico y social inclusivo de
nuestros trabajadores, empresas y familias, todo ello en beneficio de
nuestra querida Honduras.
Queremos agradecerle a todos los presentes, y muchos otros amigos
que por diferentes motivos no pudieron acompañarnos, la confianza
depositada en nosotros para dirigir esta Organización Cúpula
Empresarial, también a mi familia por el apoyo y sacrificio que
significará para todos ellos y sobre todo a Dios, a quien le pedimos
nos ilumine y nos guie en todo momento.
Muchas gracias y que Dios nos bendiga a todos.

Mensaje semanal

Estrategía de Empresas Sostenibles

Localizador de organizaciones